domingo, 26 de junio de 2016

20 Ejercicio 4. Coma menos Muevase mas

20. TRADUCCIÓN DEL BLOG DEL DR JASON FUNG

Coma menos, muévase más

Ejercicio Parte IV

Por Jason Fung 


Not True!
El tratamiento comúnmente prescrito para la obesidad es comer menos y moverse más. "Un fracaso épico" es la frase que me viene a la mente. Lo que es más interesante para mí es que esto ha sido demostrado como un fracaso total y absoluto, sin embargo, todas las 'autoridades' médicas aun así lo recomiendan.
Hemos discutido el hecho de que el modelo de comer menos es un fracaso en la serie calorías de este blog. Estamos examinando el otro gran pilar del fracaso del modelo convencional: el ejercicio.
Si el ejercicio fuera de hecho un arma importante en la lucha contra la obesidad, se podría esperar que los países donde se hace más ejercicio deberían tener menos prevalencia de obesidad. Pero usted estaría equivocado. Una encuesta reciente realizada en ocho países acerca de los hábitos de ejercicio se ha completado recientemente. A que no adivina qué país tiene la mayor tasa de ejercicio: ¡Estados Unidos de América!
Frente a un promedio mundial de 112 días de ejercicio al año, los estadounidenses se ejercitaban la friolera de 135 días en comparación con el holandés 93 días / año. ¿Cuál era la principal motivación? ¡La pérdida de peso!
Entonces, ¿qué ocurrirá con de las tasas de obesidad? Bueno, ya que lo preguntas. En el gráfico EE.UU. hasta allá a la derecha y los países que no hacen ejercicio o hacen mucho menos como los Países Bajos tienen una tasa de obesidad de menos de 1/3 de la de los estadounidenses.
Tasas de obesidad 2003
Cientos de millones de dólares han sido gastados para estudiar el enfoque de cómo comer menos y moverse más. Una investigación reciente fue llamada el HEALTHY study publicada en la prestigiosa revista The New England Journal of Medicine en 2010 y titulada: "Una intervención basada en la escuela para la Reducción de Riesgo de Diabetes". Miremos más de cerca.
En este estudio participaron 42 escuelas y 4603 alumnos de los grados 6-8. La mitad de las escuelas recibieron la intervención multicomponente. La otra mitad de las escuelas no hicieron nada especial. La intervención fue fomentar ciertos objetivos nutricionales y de ejercicio.
Las directrices nutricionales implicadas eran del tipo habitual de bajas calorías y bajas grasas. Sus objetivos incluyeron:
  • Reducir el contenido de grasa de los alimentos

  • Servir al menos 2 porciones de frutas y verduras por estudiante

  • Servir por lo menos 2 porciones de alimentos a base de cereales y / o legumbres

En otras palabras: menos calorías, reducir la grasa y aumentar los granos, verduras y frutas.
El componente de ejercicio fue diseñado para aumentar la cantidad de tiempo de actividad física moderada a vigorosa. Suena como nuestro viejo amigo “comer menos, moverse más”. No demasiado brillante, pero resulta tan familiar como una manta vieja.
Desde que cientos de millones de dólares se gastaron en la Iniciativa de Salud de la Mujer y no obtuvimos los resultados que esperábamos, quizás pensamos que gastar cientos de millones de dólares más en la misma estrategia era una buena idea. La idiotez parece relativamente común en los círculos académicos nutricionales.
El objetivo primario del estudio HEALTHY en niños fue evaluar la prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad entre los estudiantes al final del estudio. El estudio en sí fue muy riguroso y bien ejecutado. Hubo un buen seguimiento a 3 años. Al inicio del estudio ambos grupos tenían más o menos el 50% de los estudiantes considerados con sobrepeso u obesidad (IMC> percentil 85).
¿Qué pasó?
Hacia el final de los tres años, ambos grupos habían reducido ese porcentaje al 45%. En otras palabras: no hubo ningún beneficio medible en el grupo de dieta y ejercicio en comparación con el grupo no hacer nada especial. Resultó prácticamente inútil.
Tenga en cuenta que este no es el primer estudio que demuestra la inutilidad de este enfoque. Todos los grandes estudios muestran el mismo patrón. He aquí una pregunta mejor. ¿Quién no ha probado el enfoque de “comer menos y moverse más” y ha fallado?
El hecho de que el ejercicio no ayuda con el aumento de peso no significa que el ejercicio no sea bueno para usted, o que no se debe hacer ejercicio, ¡No! No estoy diciendo que usted no debe hacer ejercicio. Pero eso no cambia el hecho de que es de menor importancia en el control de peso.
Es como cepillarse los dientes. ¿Debe usted cepillarse los dientes? ¡Absolutamente sí! Pero no espere que por hacerlo pierda peso. Lo mismo ocurre con el ejercicio. ¿Es bueno para usted? Absolutamente sí. Pero no espere perder peso.
Estos no son simplemente reflexiones ociosas. Las consecuencias para la salud son enormes. Tenga en cuenta las enormes sumas de dinero que se gastan para promover la educación física en el aula, un mejor acceso a las instalaciones deportivas, y la mejora de los parques infantiles paraniños en barrios del centro de la ciudad. Si bien cada una de estas cosas es buena, no debemos esperar que produzcan ninguna mejora en la obesidad. Todos ellos se basan en la idea errónea de que el ejercicio es muy importante en la lucha contra la obesidad.
Lo que pasa es que estamos “quitando los ojos de la pelota”. Si nuestro objetivo es reducir la obesidad, tenemos que centrarnos en lo que nos hace obesos. No es la falta de ejercicio. Es la dieta. Es lo que se come y, como veremos en la siguiente serie: “Cuando, comemos”.
Pero si gastamos todo nuestro dinero, la investigación, el tiempo y la energía mental en el aumento del ejercicio, no tendremos recursos para luchar contra la obesidad en realidad. Recuerde el ejemplo del béisbol. Mientras que batear es importante, no hay que gastar el 50% de nuestro tiempo en la práctica de una sola parte del juego porque simplemente no es importante.
Si vas a gastar todo su tiempo practicando eso no tendrás tiempo para practicar otras partes del juego, mucho, mucho más importantes.
Supongamos que estamos preparándonos para un examen final llamado obesidad 101. 95% del examen se basará en la parte de "dieta" y el 5% del examen será la porción "ejercicio". Sin embargo, pasamos 50%, 60%, 70% de nuestro tiempo y energía estudiando la parte de "Ejercicio". ¿No es una locura estúpida?
No es de extrañar que desaprobemos ese examen final. Creemos que podemos estudiar aún más,  y que poner más recursos en el estudio nos va a hacer aprobar. Pero resulta que hemos estado estudiando la sección equivocada llamada: "Ejercicio".
Hemos logrado comprender la parte más básica de la obesidad: qué causa laobesidad (la etiología).(video de Jason explicando en ingles) Tenemos que entender la etiología de la obesidad antes de que podamos hacer algo para curarla. Vamos a dejar el tema del ejercicio y ahora nos centraremos más en las causas de la obesidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario