sábado, 16 de julio de 2016

31. Obesidad hormonal 16 El papel de la fibra 1


 31. TRADUCCIÓN DEL BLOG DEL DR JASON FUNG

 

El papel de la fibra I 

Teoría hormonal de la obesidad XVI

 Por Jason Fung
La fibra es la parte no digerible de los alimentos, por lo general un carbohidrato que nuestro cuerpo no puede descomponer y absorber. Pasan a través de nuestro sistema digestivo prácticamente sin cambios. Hay dos tipos de fibra: solubles e insolubles sobre la base de si puede ser disuelta en agua. Los alimentos vegetales contienen a menudo cantidades variables de ambos tipos de fibra.
La fibra tiene varios supuestos beneficios para la salud: aumento del volumen, de la viscosidad y la fermentación. El aumento de la masa tal vez puede llenar nuestros estómagos y, por lo tanto hacernos comer menos. También puede ralentizar el tiempo de vaciado gástrico. En el colon, la fibra aumenta el volumen de las heces y por lo tanto disminuye el tiempo de tránsito. Se planteó la hipótesis de que esto permitiría reducir las tasas de cáncer de colon en una especie de "limpieza" de los intestinos por así decirlo ya que la comida acelera su tránsito a través del colon.
La fibra soluble puede a menudo aumentar la viscosidad en el intestino y por lo tanto cambiar la absorción de otros nutrientes. Algunos alimentos de origen vegetal que contienen fibra pueden contener ácido fítico que puede actuar como un “anti-nutriente”. Produce beneficios mediante la reducción de la absorción de azúcar y de la respuesta al azúcar, estos pueden ser algunos de sus beneficios.
El aumento de la viscosidad disminuye el movimiento de los alimentos a través del estómago y el intestino delgado. También puede interferir con la mezcla de los alimentos y las enzimas digestivas, altera la formación de micelas, y altera la difusión y la interacción de los nutrientes con la superficie de la mucosa. La combinación de estos acontecimientos resulta en una absorción más lenta de la grasa y de los hidratos de carbono lo que puede inducir saciedad. La fermentación de la fibra puede producir compuestos beneficiosos. Hay un pensamiento de que la fibra alimenta las "bacterias buenas" en nuestros intestinos y por lo tanto proporciona un beneficio. Los ácidos grasos de cadena corta también pueden ser producidos y pueden tener un beneficio.
La fibra se dio a conocer en la década de 1970 a partir de la obra misional y de la comparación con las poblaciones nativas, entonces se hizo evidente que las llamadas “enfermedades de la civilización” (enfermedades del corazón, obesidad, diabetes, accidente cerebrovascular, cáncer, etc) eran bastante raras entre los nativos que siguieron una dieta y estilo de vida tradicional. Cuando los pobladores indígenas se trasladaron a las zonas urbanas, como su estilo de vida se convirtió en occidentalizado, estas enfermedades comenzaron a aparecer también entre ellos.
Algunos investigadores, en particular el Dr. Cleave cree que estas enfermedades son causadas por el aumento en el consumo de carbohidratos refinados - sobre todo el azúcar y la harina blanca. Estos podrían ser almacenados a temperatura ambiente sin temor de estropearse - una gran ventaja. Esto permitió que sean transportados en gran cantidad y a grandes distancias. A través de la década de 1960 y principios de 1970, el debate sobre el villano principal de la dieta osciló como un péndulo de ida y vuelta entre la grasa dietética y los carbohidratos refinados. El péndulo finalmente se inclinó a favor de la reducción de la grasa en la dieta lo que hizo inevitable un aumento de la ingesta de hidratos de carbono. Dado que la mayoría de los carbohidratos en la dieta occidental se refinan, el objetivo de reducir la grasa era incompatible con la reducción de hidratos de carbono refinados.
Como resultado, la hipótesis de los hidratos de carbono rápidamente cayó en desgracia. Otra posibilidad se presentó al público. Tal vez, no fueran los hidratos de carbono los culpables, pero la falta de fibra sí era el problema. La hipótesis tuvo la gran ventaja de ser compatible con la hipótesis de la reducción de la grasa de la dieta y ganó terreno rápidamente. Los alimentos sin refinar tradicionales que incluyen carbohidratos tienden a ser muy altos en fibra.
Denis Burkitt, un cirujano misionero que pasó mucho tiempo en África, fue uno de los principales proponentes de la hipótesis de la fibra dietética. Por el momento las pautas dietéticas para los estadounidenses lanzadas en 1977 hicieron la recomendación de: "Coma alimentos con almidón y fibra adecuada". Esto se consagró en el panteón de los mitos dietéticos. La fibra era buena para usted. Había un problema, sin embargo, era difícil demostrar exactamente cómo era que resultaba buena para usted. Uno de los pensamientos del Dr. Burkitt fue que la fibra disminuye el riesgo de cáncer de colon, acelerando el paso de las heces a través del intestino.
Se llevaron a cabo ensayos de gran tamaño para complementar los pacientes con fibra. Se estudiaron 88,757 mujeres en el Estudio de Salud de Enfermeras para identificar si una mayor ingesta de fibra podría reducir el riesgo de cáncer colorrectal. A pesar de los 16 años de seguimiento, no hubo una reducción significativa en el riesgo de cáncer de colon pese al aumento de la ingesta de fibra. No parecía haber una respuesta clara. Tomar más y más fibra no parecía conferir beneficios adicionales.
Un ensayo controlado aleatorio trató de mostrar los beneficios de la fibra en una lesión precancerosa llamado adenoma. El cáncer colorrectal a menudo surge a partir de un adenoma, pero por lo general toma entre 5 y 10 años en desarrollarse. En el estudio 1303 pacientes fueron asignados al azar a recibir un alto consumo de fibra o la ingesta habitual. Con una mediana de 34 meses de seguimiento, era imposible demostrar algún beneficio de la ingesta de fibra.
Pues bien, la administración de suplementos de fibra por sí misma parecía tener muy poco beneficio en la reducción del riesgo de cáncer. Tal vez podamos obtener mejores resultados en la enfermedad cardíaca. Por lo tanto, el trabajo que investigó las relaciones entre la dieta y el reinfarto se llevó a cabo con el objetivo de responder a la pregunta de si un bajo contenido de grasa o una dieta alta en fibra serían beneficiosos para la enfermedad cardíaca. En el estudio DART, 2033 hombres fueron asignados al azar a varias dietas después de haber padecido algún ataque del corazón para ver si alguna dieta en particular reduciría el riesgo de un segundo ataque. Para su sorpresa, la dieta baja en grasas recomendada por la Asociación Americana del Corazón no parecía reducir el riesgo en absoluto. La dieta mediterránea (una dieta alta en grasa), por el contrario, sí parecía tener beneficios. Esto fue lo que el Dr. Ancel Keys había demostrado hace años.
Ensayos recientes también parecen confirmar los beneficios de comer más grasas naturales tales como nueces y aceite de oliva en la prevención de enfermedades del corazón. Así que comer más grasa puede ser beneficioso.
Pero, ¿qué hay sobre la fibra?
Aquellos que recibieron suplementos de fibra no parecían beneficiarse. No sólo eso, sino que el aumento de fibra en realidad pueden haber ¡incrementado el riesgo de morir! Eso vino de la nada. A pesar de la obsesión pública con la fibra era difícil responder a la pregunta "¿Dónde está el beneficio de la fibra?"
El uso de la fibra para la pérdida de peso ha tenido resultados mixtos. Si bien hubo entusiasmo inicial por este enfoque, que en su mayoría se ha desvanecido debido a la falta de éxito.
La mayoría de las veces pensamos en los alimentos acerca de su contenido de nutrientes: las vitaminas y los minerales que contienen. La clave para entender la fibra es darse cuenta de los beneficios de que la fibra no es como un nutriente, sino un anti-nutriente. Pensamos en los alimentos y vitaminas añadiendo cosas buenas para el cuerpo. La fibra tiene la capacidad de reducir la absorción y la digestión. La fibra tiene la capacidad de restar cosas malas alejándolas del cuerpo. En el caso de los azúcares y la insulina, esto es una buena cosa.
COntinuar en Obesidad Hormonal 17

No hay comentarios:

Publicar un comentario