sábado, 23 de julio de 2016

37. Obesidad Hormonal 22 El efecto incretina

37. TRADUCCIÓN DEL BLOG DE JASON FUNG

El efecto incretina
Teoría hormonal de la obesidad XXII

Por Jason Fung 
Traducción Daniel 
¿Qué es el efecto incretina?
Con el índice glucémico (IG), tuvimos una escala fisiológica para la clasificación de los carbohidratos. Algunos alimentos elevan el azúcar en la sangre más que otros. Cuando los investigadores observaron los alimentos ricos en carbohidratos encontraron una correlación muy estrecha entre el índice glucémico y la cantidadde insulina liberada (Índice insulínico).

La insulina es la hormona predominantemente implicada en la regulación del azúcar en la sangre. Los carbohidratos elevan la glucosa y la insulina en sangre se eleva como consecuencia de ello y con el propósito de reducirla. Las grasas y las proteínas tienen un efecto insignificante sobre la glucosa en sangre. Desde hace años, por lo tanto, se supone que esto significaba que también tendría un efecto insignificante sobre la secreción de insulina. Pero esto no era cierto. Acabábamos ignorado este hecho bastante incómodo. Dado que la grasa y la proteína no aumentan el azúcar en la sangre, no debería haber ningún efecto sobre la insulina. Sin embargo, las proteínas y sus partes constituyentes - los aminoácidos- también pueden elevar la insulina sin ningún efecto sobre el azúcar en la sangre.
Ya en 1966, en la revista Journal of Clinical Investigation se publicó el estudio: "La secreción de insulina en respuesta a la ingestión de proteínas" que mostró que la administración oral o intravenosa del aminoácido leucina daba como resultado la estimulación de la secreción de insulina. El Dr. Nuttall redescubrió este hecho en 1991 en su artículo "La glucosa plasmática y la respuesta de la insulina a los macronutrientes en personas no diabéticas y con diabetes no insulino dependiente" (Diabetes Care 1991: 14: 824-38).
Así proteínas y aminoácidos son capaces de estimular la secreción de insulina sin ningún cambio en la glucosa en sangre. Esto requiere un cambio completo en la forma en que pensamos acerca de los macronutrientes. Casi al mismo tiempo, hubo un creciente interés en las hormonas que se producen en el estómago (hormonas intestinales), y en el llamado “efecto incretina”.
En 1986, Nauck y sus colegas notaron algo inusual. En los seres humanos, la respuesta del azúcar en la sangre a la glucosa se da a través de la vía intravenosa o por vía oral era la misma. Eso no era realmente una sorpresa. Los azúcares simples como la glucosa son rápidamente y fácilmente absorbidos en el intestino.

Sin embargo, lo interesante fue lo que ocurrió con la secreción de insulina. En respuesta al mismo nivel de azúcar en la sangre, había una enorme diferencia en la respuesta de la insulina. Muchos medicamentos potentes se administran por vía intravenosa porque no hay 100% de biodisponibilidad. Esto significa que todo el fármaco se encuentra activo. Cuando se administran por vía oral muchos medicamentos se absorben de manera incompleta o son parcialmente desactivados por el hígado antes de llegar al torrente sanguíneo. Así, los medicamentos intravenosos tienden a ser más eficaces que los orales.
Sin embargo, en este caso, la glucosa oral era mucho, MUCHO más potente en la estimulación de la insulina que la intravenosa. Además, este mecanismo no tenía nada que ver con el azúcar en la sangre. La respuesta de la insulina no es la misma que la respuesta dependiente del azúcar en sangre. Esto no se había visto antes. Con el tiempo, se descubrió que el estómago produce hormonas - ahora llamadas incretinas que aumentan la secreción de insulina. Dado que la glucosa intravenosa no pasa por el estómago, no hay ningún efecto incretina. Esto puede dar cuenta del 50 al 70% de la secreción de insulina después de la ingesta de glucosa oral.
Hasta ahora, se han descubierto dos hormonas incretinas en los seres humanos. Estas son péptidos similares al glucagón 1 (GLP-1) y el factor insulinotrópico dependiente de glucosa (GIP). Ambas hormonas son desactivadas por la hormona de la dipeptidil peptidasa-4 (DPP-4). La inhibición de la DPP-4 por drogas como la saxagliptina provoca un aumento en los niveles de las hormonas incretinas. Esto eleva los niveles de insulina y ayuda a reducir los niveles de azúcar.

El efecto incretina comienza a pocos minutos de la ingestión de nutrientes en el estómago y los picos ocurren aproximadamente a los 60 minutos. Las incretinas tienen efectos distintos de la estimulación de la insulina. También inhiben el glucagón y retrasan el vaciado del estómago. Esto tiene el efecto de ralentizar la absorción de glucosa en el cuerpo.

La existencia de una vía de secreción de insulina por completo independiente de la glucosa en sangre era algo nuevo y excitante. Aquí había un camino por el cual las proteínas podrían estimular la secreción de insulina. Tal vez los aminoácidos estimulan la vía de las incretinas como un mecanismo de secreción de insulina independiente de la glucosa. La comparación de la ingesta de diferentes productos con proteínas, en particular la leche y los productos lácteos, fueron potentes estímulos de las secreción de insulina.
Este documento "La glucemia y la insulina en sujetos sanos después de comidas con lactosa equivalentes de leche y otras proteínas de los alimentos", publicado en AJCN en 2004 demuestra los efectos de diferentes proteínas. Mientras que la leche y el queso estimulan más la insulina, incluso pescados como el bacalao también tienen un efecto.
Cuando la leche se toma junto con otros alimentos también provoca un aumento en la respuesta de la insulina. En la el trabajo: "La leche como un suplemento para comidas mixtas puede elevar la insulinemia postprandial", se le dio leche o agua a los sujetos de prueba además de una comida de espagueti. Es evidente a partir del diagrama que los aumentos de la insulina son mucho mayores con la adición de leche en comparación con el agua.
Las proteínas lácteas muestran una gran discrepancia entre el efecto de la glucosa en sangre (índice glucémico) y el efecto de la insulina. La mayor puntuación del producto lácteo es extremadamente baja en el índice glucémico, pero es muy alta en el Índice de insulina. Mientras que la lactosa que es un carbohidrato que contiene la leche no parece jugar un gran papel en la respuesta a la insulina. Cuando se prueba el efecto de la lactosa pura sobre el índice de índice glucémico y la insulina van en paralelo entre sí de manera muy estrecha.

Como resultado de ello, se considera que fueron las proteínas lácteas las que causaron el aumento de la insulina. Hay predominantemente dos tipos de proteína láctea - caseína (80%) y suero de leche (20%). El queso se compone sobre todo de la proteína caseína. La porción de suero de leche tendería a jugar el papel más importante en la estimulación de insulina, pero el queso también puede tener restos significativos de proteína de suero de la izquierda. Los aminoácidos de cadena ramificada que se encuentran en los productos lácteos pueden ser particularmente potentes para estimular a la insulina.
¿Tiene el efecto incretina un papel en la secreción de insulina en respuesta al suero?
En el documento "La glucemia y la insulina en sujetos sanos después de las comidas con lactosa equivalente de leche y otros alimentos con proteínas: el papel de los aminoácidos en el plasma y las incretinas" arroja algo de luz sobre el mecanismo de la secreción de insulina. Se midieron los niveles de glucosa e insulina después de las comidas de prueba, y luego se dio un paso más para poner a prueba los niveles de GLP-1 y GIP.

Lo que descubrieron fue que la proteína del suero de la leche en productos lácteos estimula de manera máxima en particular la secreción de insulina. Si bien los niveles de GLP-1 no fueron diferentes entre cualquiera de las proteínas empleadas en la prueba (bacalao, leche, suero de leche y queso), el suero estimula el GIP en un grado mucho mayor que los demás.

Esto, al menos en parte, explica algunos de los resultados que hemos discutido en nuestro último mensaje. Los hidratos de carbono no son el único estimulador de la insulina. Las proteínas también pueden causar aumento de la insulina. Esto lo cambia todo.

Continuar en obesidad hormonal 23

3 comentarios:

  1. Maravillada estoy con todo lo que estoy aprendiendo. ¡Me encanta el blog! Espero impaciente cada nueva entrada. Muchas gracias por su trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta este blog. Maravillada estoy con todo lo que estoy aprendiendo. Espero impaciente cada nueva entrada. Muchas gracias por su trabajo.

    ResponderEliminar