jueves, 4 de agosto de 2016

45. Obesidad Hormonal 30 Bebidas Azucaradas

45.TRADUCCIÓN DEL BLOG DEL DR JASON FUNG



Teoría hormonal de la obesidad XXX

 Bebidas azucaradas 

Por Jason Fung

 Traducción Daniel


La evidencia epidemiológica que vincula el consumo de azúcar con la diabetes así como con la obesidad es abrumadora. Muy poca controversia rodea a este hecho. Otro alimento demonizado, la sal, por el contrario es mucho más controvertido. Muchas personas sostienen que la sal no es tan mala como lo anuncian - yo incluido. Pero el azúcar, por desgracia, tiene pocos defensores. Esto no significa que el consumo de azúcar necesariamente disminuirá, solo cuando su reconocimiento se haya difundido lo suficiente.


El consumo de azúcar en América del Norte parece haber alcanzado su punto máximo en el año 2000. El movimiento de la dieta baja en carbohidratos parece haber vuelto a centrar nuestros ojos en los carbohidratos de la dieta de los cuales los azúcares es el “villano” más notorio. Sin propiedades nutricionales, el azúcar rápidamente levantó la ira de todos los nutricionistas de adherentes a las dietas con pocas calorías, baja en carbohidratos, paleo y de alimentos crudos. Bajo el anterior régimen “bajo en grasa” se permitió que el consumo de azúcar aumentara sigilosamente mientras estábamos ocupados persiguiendo la grasa en nuestra dieta.
Pero los traficantes de azúcar no serían tan fácilmente derrotados. Con el conocimiento de que estaban luchando una batalla perdida en gran parte del primer mundo, apuntaron al tercer mundo para compensar las ganancias. Las áreas del mundo que consumían la menor cantidad de azúcar - Asia y África- se vieron particularmente afectadas. A medida que el consumo de azúcar se estabilizó en gran parte del mundo, o incluso disminuyó, aumentó rápidamente en Asia y África.



¿El resultado? Una catástrofe, la diabetes. Un informe publicado en la revista Journal of the American Medical Association en septiembre de 2013, estima que en China el 11,6% de los adultos tiene diabetes tipo 2. En los EE.UU. en el 11,3%. Se añadieron 22 millones de nuevos diabéticos desde 2007 - aproximadamente la población de Australia. Las cosas son aún más sorprendentes si se considera que sólo el 1% de los chinos tenían diabetes tipo 2 en 1980. Un aumento horrible 1160% de incremento en una sola generación. Esto a pesar del hecho de que los chinos tenían un índice de masa corporal de 23,7 (peso normal) en comparación con 28,7 (sobrepeso) en los EE.UU. ¿Cómo es esto posible? Incluso si China ha duplicado su consumo de azúcar desde 2006 no llegaría a los niveles observados en América del Norte. La respuesta reside en su relativamente alto consumo de otros hidratos de carbono.
Las bebidas azucaradas, como se señaló anteriormente, merecen gran parte de la culpa. Los jugos han estado conectados a la obesidad infantil desde hace mucho tiempo. Los estudios prospectivos como: "La ingesta de zumo de fruta predice aumento de la ganancia de la adiposidad en los niños de familias de bajos ingresos" muestran una estrecha correlación entre el consumo de jugo y la obesidad infantil durante los 48 meses de seguimiento. Es de destacar que la fruta entera, con su componente de fibra de protección, no guarda ninguna relación con la obesidad.

La misma relación se mantiene en los adultos de acuerdo a los datos del Estudio de Salud de la Enfermeras donde se demuestra el mismo daño. El aumento de peso fue ligeramente mayor en el grupo con una mayor ingesta de bebidas endulzadas con azúcar. Sin embargo, si se analiza el grupo que cambió de beber pocas bebidas azucaradas a beber cantidades más altas, la cantidad de aumento de peso es casi el doble.
El grupo, que pasó de beber grandes cantidades de bebidas azucaradas a prácticamente nada logró reducir su ganancia de peso a lo largo de los años a casi nada. ¡Impresionante!


El riesgo de diabetes también aumenta claramente con los niveles más altos de consumo de bebidas azucaradas. Esto se muestra claramente en el Estudio de Salud de Enfermeras que siguió a 51, 603 mujeres.

Hay muchos que sostienen que es la ingesta calórica total en vez del azúcar específicamente es lo que constituye el problema. Puesto que el azúcar son calorías 'vacías', esto puede tener algún sentido. Puesto que el azúcar también contribuye a la obesidad, su papel específico en la diabetes tipo 2 fue investigado por el Dr. Lustig en su artículo "La relación el consumo de azúcar de la población y el nivel de prevalencia de la diabetes". Por cada 150 kcal / persona / día de azúcar, la prevalencia de la diabetes aumentó en un 1,1%. Ningún otro grupo de alimentos mostró una relación tan significativa con la diabetes. La diabetes se correlaciona con el azúcar, no con las calorías.


Esto, por supuesto, tiene mucho sentido. La diabetes tipo 2, en su esencia, es una enfermedad que se trata de almacenamiento de exceso de azúcar en el cuerpo. No solo el azúcar en la sangre importa, el azúcar corporal total también. El problema con la mayoría de los tratamientos para la diabetes tipo 2 es que sólo controlan el azúcar en la sangre forzando su almacenamiento en el cuerpo (por lo general al hígado). Los tratamientos, como la insulina, han demostrado ser ineficaces en la reducción de las complicaciones de la salud de la diabetes. En otras palabras, la insulina sólo trata el azúcar en la sangre, no a la diabetes, ya que no elimina el azúcar de otros depósitos del cuerpo.
El azúcar es un hidrato de carbono altamente refinado como la harina blanca, el arroz blanco y papas. Sin embargo, el efecto sobre la diabetes y la obesidad es mucho, mucho más alto que cualquiera de ellos. ¿Por qué? ¿Cómo podemos encajar esto en nuestra comprensión de la obesidad hormonal? Resulta que el azúcar es, de hecho, malo de varias maneras diferentes - solamente una de los cuales es como un carbohidrato refinado. Después de todo, el estudio INTERMAP mostró que la dieta asiática hasta la década de 1990 fue extremadamente alta en hidratos de carbono, pero muy baja en azúcar. La obesidad y la diabetes eran sumamente raras. La toxicidad principal del azúcar se encuentra en la fructosa. Esta es un área que ha recibido una atención creciente en los últimos años.
El consumo de azúcar, contra toda lógica, no se consideró malo para los diabéticos. El Dr. J. Bantle un endocrinólogo prominente proclamé en el New York Times en un informe de julio 7 de 1983 titulado: "Un estudio insiste: los diabéticos pueden tener algo de azúcar" que: "El mensaje es que los diabéticos pueden comer los alimentos que contienen azúcar común, si mantienen la cantidad de calorías al mismo nivel constante". La revisión de la FDA en 1986 declaró que: "Aparte de la contribución a las caries dental, no hay pruebas concluyentes de los azúcares que demuestra un peligro". Sí, sólo estaban preocupados por las caries. No parecía haber ninguna preocupación de que comer más azúcar sería aumentar el azúcar en la sangre. Incluso hoy en día, en 2014 la propia web de la Asociación Americana de la Diabetes afirma que: "los expertos coinciden en que se puede sustituir pequeñas cantidades de azúcar por otros alimentos ricos en carbohidratos que contiene en su plan de comidas".
En otras palabras, a pesar de la abrumadora evidencia de que hay algo particularmente tóxico en el azúcar, la ADA sólo considera el azúcar como un carbohidrato refinado que no es peor que la harina o el arroz. De hecho, como la sacarosa tiene un índice glucémico más bajo piensan que incluso puede que sea mejor que otros carbohidratos refinados.
La sacarosa se compone de glucosa y fructosa en partes iguales. La porción de glucosa elevará el azúcar en la sangre y conducirá a una respuesta a la insulina. Sin embargo, la fructosa no lo hará. La fructosa no aumenta los niveles de azúcar. Por lo tanto, tiene un índice glucémico muy bajo. Además, la fructosa produce solamente un aumento leve en la insulina en comparación con la glucosa. Durante muchos años, esto llevó a muchas personas a considerar a la fructosa como una forma benigna de edulcorante.
Aumentando a su aureola se mencionaba el hecho de que el principal azúcar en la fruta es fructosa. ¿Un azúcar de la fruta totalmente natural que no eleva los niveles de glucosa en la sangre? Suena bastante saludable para mí. Suena bastante saludable para la buena gente de la ADA también. ¿Un lobo con piel de cordero? Usted apuesta su vida. La diferencia entre el azúcar y el arroz / harina / patatas podría literalmente matarte. No se dan cuenta del efecto mortal de la fructosa.

Continuar en obesidad hormonal 31

No hay comentarios:

Publicar un comentario