jueves, 10 de noviembre de 2016

¿Por qué a Coca Cola, le gusta tanto el modelo de las calorías?


TRADUCCIÓN DEL BLOG DEL DR JASON FUNG

¿Por qué a Coca Cola le gusta tanto el modelo de las calorías?

Por Jason Fung

A Coca-Cola le encanta promover el modelo de las calorías que ingresan / calorías que egresan (CICO). Como uno de los principales proveedores de bebidas azucaradas la empresa constituye una parte significativa de los azúcares añadidos en la dieta americana.
¿Recuerdas la historia de la dieta de Twinkie?
En 2010, Mark Haub, un investigador de la Universidad Estatal de Kansas alcanzó notoriedad como seguidor de la dieta de Twinkie. Durante 10 semanas, Haub comió un Twinkie cada tres horas en lugar de una comida regular. También comió Doritos, galletas Oreo y cereales azucarados. La tarea era, que sólo comería 1800 calorías por día de algunos de los alimentos más engordantes en el planeta.
En esos dos meses perdió 12,5 kg, su colesterol LDL se mejoró al igual que sus triglicéridos. Esto ganó la atención de los medios de comunicación, incluyendo a la CNN. Esto apoyaba la opinión de que solo se trataba de las calorías. Usted podría comer lo que quería, pero siempre y cuando redujera las calorías, y asi podría perder peso.
Sólo faltaba una cosa en esta historia. Una omisión flagrante. La experiencia fue pagada por Coca Cola. En 2016, en respuesta a las crecientes críticas sobre la transparencia, Coca-Cola publicó una lista de todos los investigadores que recibieron dinero. Mark Haub era uno de esos investigadores que confiaban en los bolsillos profundos de Coke para financiarlo a él y a su fondo de la universidad. ¿Poco dinero? Coca-Cola gastó un total de $ 2.3 millones en estos "profesionales de la salud y expertos científicos". En el comunicado de prensa, Coke declaró que estos expertos 'exponen sus propias opiniones y revelan su relación con The Coca-Cola Company'.
Excepto que no lo hacen. Todavía no he visto ningún tipo de imágenes en las que el cobarde Mark Haub haya admitido aceptar dinero de Coca-Cola. Él está dispuesto a sacrificar su salud por el bien de unos pocos dólares. Pero no se siente orgulloso de ello. Por lo tanto, nunca habla de ese tema en los cientos de entrevistas y artículos en los medios sobre su dieta de Twinkie. En los círculos académicos, la tergiversación de su fuente de financiación, que tiene graves consecuencias para los resultados, equivale a mentir bajo juramento. La historia original sonaba mucho mejor que "Coca Cola paga a un chico para hacer un estudio sin supervisión, sin verificar y afirma perder peso comiendo Twinkies".
Si su secreto salió a la luz fue por el malpaso de la Global Energy Balance, de la Universidad de Colorado ¿Qué pasó allí? Bueno, Coca Cola dio millones de dólares a la Universidad y a los médicos para establecer una organización simulada llamada Global Energy Balance Network. Al tener bendiciones universitarias y estar 'dirigida' por médicos seria tomado más en serio que, digamos, una red llamada 'El Consorcio de Coca Cola para ¿Por qué la gaseosa no engorda?'
Lo que Coca-Cola estaba tratando de hacer era crear una organización títere donde pudieran conducir la "investigación" que "demostrara" que el azúcar y la soda no te hacen engordar. Ocultaban cuidadosamente su nombre detrás de la universidad y los médicos, que estaban bien pagados por su parte.
La influencia de Coca Cola es ilimitada. Incluso tienen el poder de influir en Hilary Clinton, y así llegar a la estratósfera de poder que es inalcanzable por los simples mortales. Lástima que sólo utilizan esa influencia para ganar más dinero y vender más agua con azúcar. ¿La salud de la nación? ¿A quién le importa? Los impuestos a las gaseosas son el tema ahora. En abril de 2016 Hilary Clinton dio un firme apoyo hasta que en un misterioso día ella no habló mas del tema. No hay más retórica sobre el apoyo al impuesto a las gaseosas. Los correos electrónicos filtrados muestran que el 20 de abril, un ejecutivo de Coca Cola escribió a Capricia Marshall (asistente especial de Clinton, la Primera Dama) "¿Realmente? ¿Después de todo lo que hemos hecho?". Sí, Coca Cola esperaba que la campaña de Clinton se arrodillara como un perro golpeado. Que es exactamente lo que hicieron. Ellos fueron comprados y pagados, y ellos lo sabían.
La primera parte en desviar la culpa es encontrar el chivo expiatorio apropiado. Por lo tanto, si la obesidad no se debe al azúcar entonces, ¿quién podría ser culpado en su lugar? Bueno, el objetivo más fácil eran las calorías. Sí, simplemente culpar a las calorías totales, a continuación, a comer ensalada y beber Coca-Cola es igualmente engordante siempre y cuando sean el mismo número de calorías.
Por lo tanto, lógicamente, se puede comer un plato de galletas para la cena, o un número igual de calorías de ensalada con aceite de oliva y salmón, y ambos serían iguales en términos de causar obesidad. Excepto que el sentido común le dice que comer galletas para la cena cada noche le hará engordar y que comer ensalada cada noche lo hará flaco.
Pero las calorías son el chivo expiatorio perfecto. No hay una marca llamada "calorías". Nadie posee la marca registrada 'calorías'. Nadie hace una comida llamada 'calorías'. Están totalmente indefensas.
La segunda cosa es promover el ejercicio como una buena manera de quemar calorías. Esta es una buena manera de desviar la culpa hacia las víctimas. Si tienes sobrepeso, ahora es culpa tuya, no de Coca-Cola. El problema no es toda el azúcar que has estado bebiendo, el problema es que no estás haciendo suficiente ejercicio. Por supuesto, en los años 50 la gente nunca se ejercitó por diversión y tampoco había obesidad. Y la gente también pasó todo el día sentado frente a su escritorio trabajando.
Una vez que las maniobras en el Balance Global de Energía se revelaron, Coca-Cola entró en modo de control de daños. El Dr. Hill, que había estado aceptando ávidamente el dinero, insistió en que Coca-Cola no tenía influencia sobre sus opiniones como investigador. Esto era claramente un disparate y un llamado de sus compañeros, en una carta escrita por el Dr. Willett de la Universidad de Harvard, lo acusó de difundir un 'absurdo científico'. Por supuesto que era una tontería. Pero era un absurdo muy lucrativo.
Una serie de correos electrónicos obtenidos por la Associated Press también confirmó que en lugar de mantenerse alejada participó activamente en el grupo, incluyendo en la selección de los líderes de los grupos, la elaboración de la declaración de la misión, y el logotipo. El Dr. Hill, de acuerdo con el New York Times, también propuso un estudio para "ayudar a Coca Cola a centrar la culpa de la obesidad en la falta de ejercicio e instó a la empresa a pagar por ello". Muy bien, Dr. Hill. ¿Ya sabías los resultados de tu estudio antes de que lo hicieras?
Como parte de las consecuencias, Coca Cola aumentó la transparencia de sus fondos y publicó una gran lista de lugares donde estaban distribuyendo dinero en efectivo. No es altruismo. Es el patrocinio. Simple y llanamente. La Academia de Nutrición y Dietética, en representación de los dietistas de América, estaban en la toma de millones de dólares. Y así fue que Mark Haub, finalmente fue expuesto como un fraude después de todos estos años.
Hace unos días en el New York Times, Anahad O'Connor escribió un artículo que aclaraba los estudios contradictorios sobre el vínculo entre las bebidas azucaradas, la obesidad y la diabetes tipo 2. A lo largo de los años, se han presentado muchos estudios, algunos vinculando a las gaseosas azucaradas y otros refutando ese vínculo. ¿Cuál fue la diferencia? Cada estudio refutando el enlace fue financiado por una compañía de refrescos como Coca Cola. Sorpresa desagradable…
No cometer errores. Una gran parte del plan de juego del Big Soda es engañar al público acerca de que todas las calorías son igualmente engordantes. Han gastado millones de dólares y décadas haciendo precisamente eso. Una caloría es una caloría. Por supuesto. Pero ese no es mi punto. ¿Son todas las calorías igualmente engordantes? ¿Comiendo galletas todos los días conducirá al mismo aumento de peso que comiendo ensalada? Sólo un tonto se cree esto. No seas tonto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario