domingo, 11 de diciembre de 2016

El ayuno. Parte 1


El ayuno - Una Historia. Parte I
Por Jason Fung 
El ayuno es una antigua tradición probada a través del tiempo. Se ha utilizado no sólo para la pérdida de peso sino también para mejorar la concentración, prolongar la vida, prevenir la enfermedad de Alzheimer, prevenir la resistencia a la insulina e incluso revertir todo el proceso de envejecimiento. Hay mucho que hablar aquí de modo que empezamos una nueva sección: “el ayuno”.
“No hay nada nuevo, excepto lo que se ha olvidado” - María Antonieta
Así que la pregunta olvidada respecto de la pérdida de peso es: "¿cuándo debemos comer?" No ignoramos la cuestión de la frecuencia en cualquier otro lugar. La caída de un edificio de 1000 pies a la tierra una sola vez probablemente nos matará. Pero, ¿es esto lo mismo que la caída de una pared de 1 pie 1000 veces? Absolutamente no. Sin embargo, la distancia total de caída es aún de 1000 pies.
Todos los alimentos incrementarán los niveles de insulina en cierto grado. Comer los alimentos adecuados evitará que niveles sean tan altos, pero no servirá de mucho para los niveles inferiores. Algunos alimentos son mejores que otros, pero todos los alimentos todavía aumentan la insulina. La clave para la prevención de la resistencia es mantener periódicamente niveles muy bajos de insulina. Si todos los alimentos elevan la insulina, entonces la única respuesta es la completa abstinencia voluntaria de alimento. La respuesta que estamos buscando es, en una palabra, es el AYUNO.
Ayuno
La respuesta a este molesto problema no radica en la mejor y más novedosa dieta sino en lo probado y verdadero. En lugar de buscar exóticas dietas milagro debemos centrarnos en las antiguas tradiciones curativas del pasado. ¡Volver al pasado! El ayuno es una de las más antiguas tradiciones de curación de la historia humana. Esta solución ha sido practicada por casi todas las culturas y religiones en la tierra.
Siempre que se menciona el ayuno aparece la misma respuesta con un gesto de admiración y sorpresa. ¿Inanición? ¿Esa es la respuesta? NO. El ayuno es completamente diferente. El hambre es la ausencia involuntaria de los alimentos. No es ni deliberada ni controlada. Los hambrientos no tienen idea de cuándo y dónde será su próxima comida. El ayuno, por el contrario es la retención VOLUNTARIA de alimentos para fines relacionados con lo espiritual, la salud, o por otras razones. Es la misma diferencia que entre el suicidio y la muerte de la vejez. Los dos términos no deben confundirse entre sí. El ayuno puede ser hecho por cualquier período de tiempo, desde unas pocas horas hasta meses. En un sentido, el ayuno es parte de la vida cotidiana. El término "romper el ayuno" (desayuno) es la comida que rompe el ayuno y que se realiza todos los días.
El ayuno es una de las más antiguas y extendidas tradiciones de curación en el mundo. Hipócrates de Cos (c 460 - C370 BC) es ampliamente considerado como el padre de la medicina moderna. Entre los tratamientos que prescribe y que siempre defendió están la práctica del ayuno y el consumo de vinagre de manzana. Hipócrates escribió: "Comer cuando se está enfermo es para alimentar a su enfermedad". El antiguo escritor e historiador griego Plutarco (cAD46 - c 120 dC) también se hizo eco de estos sentimientos, escribió: "En lugar de utilizar un medicamento, mejor hoy ayuna". Antiguos pensadores griegos como Platón y su discípulo Aristóteles también eran firmes partidarios de ayuno.
Los antiguos griegos creían que el tratamiento médico se podía observar en la naturaleza. Los seres humanos, como la mayoría de los animales, no comen cuando enferman. Por esta razón, el ayuno ha sido llamado el "médico de dentro '. Este “instinto” de ayuno es el que hace a los perros, gatos y seres humanos anoréxicos cuando están enfermos. Esta sensación es ciertamente familiar para todos. Tenga en cuenta la última vez que estuvo enfermo con gripe. Probablemente la última cosa que quería hacer era comer. Por lo tanto, el ayuno parece ser un instinto humano universal frente a múltiples formas de enfermedad. De este modo el ayuno está arraigado en la herencia humana, y es tan antiguo como la humanidad misma.
Los antiguos griegos creían que el ayuno mejora las capacidades cognitivas. Piense en la última vez que comió una gran comida de Acción de Gracias. ¿Se sintió con más energía y alerta mental después? ¿O, en cambio sintió sueño y un poco tonto? Más probablemente lol último. La sangre se deriva desde su sistema digestivo para hacer frente a la gran afluencia de alimentos, dejando menos sangre para al cerebro. Resultado: el coma alimentario.
Otros gigantes intelectuales eran también grandes defensores de ayuno: Paracelso, el fundador de la toxicología y uno de los tres padres de la medicina occidental moderna (junto con Hipócrates y Galeno) escribió: "El ayuno es el remedio más grande - el médico de dentro". Benjamin Franklin (1706-1790), uno de los fundadores de América y reconocido por amplios conocimientos en muchas áreas escribió una vez sobre el ayuno: "El mejor de todos los medicamentos está en el reposo y el ayuno".

Coma alimentario
El ayuno para propósitos espirituales es una práctica generalizada y sigue siendo parte de casi todas las grandes religiones del mundo. Jesucristo, Buda y el profeta Mahoma todos compartían una creencia común en el poder curativo de ayuno. En términos espirituales a menudo se lo llama limpieza o purificación, pero en la práctica, equivale a la misma cosa. La práctica del ayuno ha sido desarrollada de manera independiente entre las diferentes religiones y culturas, no como algo perjudicial, sino como algo que es profundamente, intrínsecamente beneficioso para el cuerpo y el espíritu humanos. En el budismo el alimento se consume a menudo sólo por la mañana y sus seguidores lo siguen desde el mediodía hasta la mañana siguiente. Además de esto puede haber varios ayunos de sólo agua durante días o semanas. Los cristianos ortodoxos griegos pueden seguir varios ayunos de más de 180-200 días del año. El Dr. Ancel Keys es a menudo considerado el descubridor de la dieta mediterránea en Creta. Sin embargo, hubo un factor de importancia crítica que él desestimó por completo. La mayor parte de la población de Creta sigue la tradición ortodoxa griega del ayuno.
Los musulmanes ayunan desde la salida hasta la puesta del sol durante el mes sagrado del Ramadán. El profeta Mahoma también alentó a ayunar los lunes y jueves de cada semana. Ramadán es el caso mejor estudiado de los períodos de ayuno. Se diferencia de muchos protocolos de ayuno en que también se prohíben los fluidos. Además de ayuno, también se someten a un período de deshidratación leve. Además, puesto que se permite comer antes del amanecer y después del atardecer, estudios recientes (27) indican que la ingesta diaria de calorías en realidad aumenta significativamente durante este período.
Así que el ayuno es realmente una idea que ha resistido la prueba del tiempo. Discutible, las tres personas más influyentes de la historia están de acuerdo en que el ayuno es beneficioso. Si esto fuera una práctica nociva, ¿no cree que nos hubiéramos dado cuenta de esto, oh, digamos hace unos 1000 años?

Es cierto que hay personas que no quieren que usted ayune. Este hombre feliz ....
También está esta hermosa sirena que no quiere que ayunes ...




Y no se olvide de este adorable tigre ....
Así que la cuestión se reduce a esto: ¿ayunar o no ayunar? Con respecto a su propia salud, usted, ¿en quién confiaría?

No hay comentarios:

Publicar un comentario