domingo, 5 de febrero de 2017

Dieta baja en carbohidratos para diabetes tipo 1


Dieta baja en carbohidratos para diabetes tipo 1
Por Jason Fung 

Me paso una gran cantidad de tiempo en mi clínica frente a pacientes con problemas causados por diabetes tipo 2. Pero de vez en cuando la gente también me consulta acerca de la diabetes tipo 1 (DM1). La razón por la que es tan raro para mi es que los pacientes adultos con diabetes tipo 2 DT2 superan a los que padecen DM1 por al menos 9: 1. Estaba buscando en un estudio fascinante que mi amigo, Ivor Cummins (FatEmperor) me había comentado hace unos meses atrás.
El Dr. RichardBernstein es un personaje fascinante. Él desarrolló diabetes tipo 1 cuando era un niño de doce años y comenzó a tener complicaciones a los 30 años. Con el tiempo fue a la escuela de medicina con el fin de obtener una mejor forma de tratar su propia enfermedad. Finalmente decidió que el tratamiento adecuado era una dieta baja en carbohidratos. Esto estaba en contradicción directa con la idea predominante de la época (1990), que incluye el tratamiento de los pacientes con insulina y una dieta alta en carbohidratos.
El Dr. Bernstein abrió una clínica para tratar la diabetes tipo 1 con una dieta baja en carbohidratos, lo que generó mucha polémica, también escribió varios libros y participó en discusiones sobre el mismo tema. A través de los años, se ha demostrado que es un tratamiento seguro para T1D. Si bien hay pocos estudios a largo plazo, el mismo Dr. Bernstein es una prueba viviente del paradigma bajo en carbohidratos en la DM1.
En muchos sentidos la DM1 y DM2 son exactamente opuestas. La DM1 suele afectar a los niños que por lo general son bastante flacos. La DT2 normalmente afecta a los adultos que por lo general son bastante obesos. Esto no es absoluto y estamos viendo mucha más DT2 en niños ya que su peso se han incrementado. También hay casos de pacientes normales o incluso con bajo peso con DM2. Pero, en general, este no es el caso. La DM1 es la deficiencia severa de insulina mientras que la diabetes tipo 2 es el exceso grave de insulina.
Sin embargo, las personas a menudo tratan a ambos tipos de diabetes de la misma manera. Ambos son tratados con medicamentos o con insulina para mantener la glucosa en sangre en niveles aceptables.
¿Cómo se puede tratar a dos enfermedades que son esencialmente opuestas con el mismo tratamiento? ¿No es como si el tratamiento de la anemia (cantidad insuficiente de sangre) la tratásemos del mismo modo que el tratamiento de la policitemia (exceso de sangre)? ¿O como el tratamiento de la deficiencia de vitamina D al igual que la toxicidad de la vitamina D? Bueno, sí. Por muchas razones, creo que el tratamiento actual de la diabetes es totalmente incorrecto.
Desde que la DM2 es la enfermedad de un exceso de insulina, entonces es fácil ver por qué se la tratarla con una dieta baja en carbohidratos, alta en grasas (LCHF). Dado que los carbohidratos refinados aumentan la más insulina y las grasas naturales menos, usted debe comer más grasa y menos carbohidratos. Eso tiene mucho sentido. Pero ¿por qué querrías tratar la diabetes tipo 1 de la misma manera?
Si los pacientes diabetes tipo 1 tienen muy poca insulina, entonces ¿por qué se necesita limitar los hidratos de carbono? Usted podría simplemente darle más insulina para cubrir el efecto de elevación de la glucosa de los carbohidratos. Durante décadas, y aún hoy en día, se les dijo a los diabéticos tipo 1 que tenían que comer una dieta alta en carbohidratos y baja en grasas. ¿Por qué?
El razonamiento principal era este. La mayoría de los pacientes T1D eventualmente desarrollan enfermedades del corazón y mueren por complicaciones relacionadas con la enfermedad cardíaca. La dieta convencional del "corazón sano' era una dieta muy baja en grasa. Si usted come una gran cantidad de grasa se podrían obstruir le arterias y causar ataques al corazón. Por lo tanto, la "mejor" dieta sería una muy baja en grasa, lo que significaba una dieta alta en carbohidratos. Esta dieta alta en carbohidratos significaría que tendría que inyectarse mas insulina para controlar los niveles de azúcar, pero eso no era tan malo.
Había dos problemas principales con este razonamiento, que literalmente ha matado a miles de personas. En primer lugar, las dietas altas en colesterol y grasa saturada resultan tener un impacto mínimo sobre el colesterol en suero o sobre las enfermedades del corazón. Zoë Harcombe, investigadora de la obesidad y exitosa escritora, ha publicado recientemente un artículo en la revista British Medical Journal señalando que no había ninguna evidencia para apoyar la dieta baja en grasas. La Academia de Nutrición y Dietética también revirtió recientemente su posición sobre las grasas saturadas y reconoce que no contribuyen significativamente a la enfermedad cardíaca.
Sin embargo, todavía no es evidente por qué una dieta baja en carbohidratos debe ser tan beneficiosa. El segundo gran error fue suponer que las altas dosis de insulina no son perjudiciales para el organismo. Esto resultó no ser cierto en absoluto. La persistencia de altos niveles de insulina durante muchos años conduce a la resistencia a la insulina. Ese es el quid de la cuestión. No la gluco-toxicidad sino la toxicidad de la insulina.
Veamos el Estudio EURODIAB. Esta fue una cohorte prospectiva de pacientes diabéticos tipo 1 de Europa. En comparación con las personas normales, la diabetes tipo 1 tienen 3 o 4 veces más riesgo de morir. Esto no es especialmente controversial. Pero... ¿Cuál es la razón? La mayoría de los médicos creen que es debido a la gluco-toxicidad (toxicidad del azúcar en la sangre). El azúcar en la sangre causa daño a las proteínas (productos finales de glicación avanzada), que a su vez aumentan el riesgo de morir. Si eso fuera cierto, entonces el control muy estrecho de azúcar en la sangre sería esencial y también revertiría el exceso de mortalidad.
En este estudio, un análisis multivariado mostró que hubo varios factores asociados con este exceso de mortalidad. La gluco-toxicidad de hecho tenía un efecto pequeño asociado a los niveles de HbA1c con un pequeño riesgo mayor (razón de riesgo normalizada de 1,18). Sin embargo, esto era mucho menor que el riesgo asociado a la relación cintura-cadera (WHR), una medida estándar de la grasa visceral.
Este es el encuentra generalmente en el síndrome metabólico, que es ocasionado por el exceso de insulina, no por la deficiencia de insulina. En otras palabras - esto es más típico de la diabetes tipo 2, no de tipo 1. ¿Qué está pasando?
El estudio 'Golden Years Cohorte' estudió a 400 pacientes con diabetes tipo 1 que vivieron más de 50 años con su enfermedad. Eran personas que habían superado las probabilidades y sobrevivido. ¿Cuál fue su secreto?
La HgbA1c promedio fue de 7,6% - muy por encima de la normal del 6,0% y muy por encima del nivel objetivo del 7,0%. Algunos pacientes tuvieron A1C de de 8,5-9,0% y aún vivían una vida larga. Así que, claramente, no fue aquí la glucotoxicidad el actor principal. Estas personas tenían el control "subóptimo" del azúcar y eso no parecía tener importancia.
Otro artículo "¿Por qué algunos pacientes con diabetes tipo 1 viven tanto tiempo ?" Revisa algunas de las pruebas contradictorias. Mientras que algunos estudios han demostrado los beneficios a la baja de la glucosa en sangre, otros no. En la revisión de la evidencia parece que se necesita un control razonable del azúcar en la sangre, pero no necesariamente ideal. Mientras que la glucotoxicidad es un “jugador” no es un jugador importante. ¿Cuál fue el factor más importante en la supervivencia?
Los bajos requerimientos diarios de insulina se correlacionan significativamente con la supervivencia. Esto es fascinante. He argumentado que los niveles altos de insulina conducen a la resistencia a la insulina (diabetes tipo 2). Si esto es cierto, vamos a pensar en lo que está sucediendo aquí.
En la diabetes tipo 1 el asesoramiento dietético convencional es comer una dieta baja en grasas y alta en carbohidratos, basado en la creencia errónea de que la grasa dietética es mala para las enfermedades cardíacas. El resultado es que se requiere como consecuencia más insulina para hacer frente a los altos niveles de azúcar (la estrategia de la dieta alta en carbohidratos los dispara hacia arriba). Esta administración excesiva de insulina durante años (niveles elevados persistentes) en realidad conduce a la resistencia a la insulina, al igual que lo que sucede en la diabetes tipo 2 en la población normal.
Durante las décadas de insulina tan alta estos pacientes ¡Desarrollan diabetes tipo 2 agregada a la diabetes tipo 1! De hecho, estos pacientes tienen diabetes doble, por lo que factores como el colesterol, la presión arterial alta y la relación cadera / cintura alterada también se convierten en factores cada vez más importantes para la diabetes tipo 1.
¡La "cura" para la diabetes tipo 1 condujo directamente a la DT2! Fue el consejo desastroso de comer una dieta alta en carbohidratos y baja en grasas. En su lugar, ¿qué pasaría si siguieran la dieta baja en carbohidratos del Dr. Richard Bernstein? Se podrían reducir drásticamente los carbohidratos refinados, lo que conduce a una necesidad mucho menor de insulina. El azúcar en la sangre es controlada pero sus valores no tienen que ser perfectos.
La optimización de la nutrición
En otras palabras, hay dos toxicidades a tener en cuenta. La primera, y menos importante, es la gluco-toxicidad. La más importante es la toxicidad de la insulina. Es la propia insulina en dosis altas la que conduce directamente a la resistencia a la insulina y a ladiabetes tipo 2.
Mientras que los pacientes diabéticos T1 nunca estarán completamente libres de usar insulina, sería prudente escuchar al Dr. Bernstein y seguir una dieta baja en carbohidratos para minimizar la toxicidad de la insulina Su vida, depende en gran literalmente de ello.
Uno de los mejores recursos en línea que he visto fue escrito por Marty Kendall quien detalla los alimentos concretos y sus efectos sobre la insulina. Ha escrito una serie absolutamente fantástica acerca del efecto insulinogénico de los alimentos y vale la pena darle un vistazo. Es algo absolutamente genial.
Curiosamente, al igual que el Dr. Bernstein, Marty es también un ingeniero que desarrolló un interés específico en los alimentos para la diabetes tipo 1, ya que su esposa sufre de esta enfermedad. Al cambiar su dieta a una dieta que baja la insulina su salud ha mejorado dramáticamente con un mejor control de la glucemia (azúcar en sangre), mejor energía y estado de ánimo.
La clave aquí es el enfoque en el consumo de alimentos que reducen los requerimientos de insulina. Esto tiene en cuenta el contenido de carbohidratos, proteínas y fibra de los alimentos. Esta es una medida mucho más amplia de las necesidades de insulina que un simple recuento de hidratos de carbono y por lo tanto se aproxima mucho más a la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario