jueves, 23 de marzo de 2017

Mi viaje (Jason Fung cuenta su historia)


Mi viaje
Por Jason Fung

A veces me preguntan acerca de mi viaje y cómo me volví tan interesado (¿obsesionado?) sobre la nutrición y los tratamientos dietéticos. Es algo gracioso. Apenas tuve más que un interés pasajero en la nutrición hasta mediados de los años 2000. En ese momento la dieta Atkins estaba en pleno apogeo. Estaba en todas partes. Algunos miembros de la familia la habían probado y estaban extasiados. Sin embargo, como la mayoría de los médicos convencionalmente entrenados, creía que sus arterias eventualmente pagarían el precio.
El camino largo
Así que mi interés en la nutrición comenzó a crecer alrededor de mediados de 2000 cuando varias publicaciones interesantes comenzaron a aparecer en la revista médica más prestigiosa del mundo - el New England Journal of Medicine. Estos artículos fueron ensayos controlados aleatorios de la dieta estilo Atkins frente a la dieta baja en grasa estándar que yo, junto con miles de otros médicos creíamos que era la mejor.
Todos estos estudios tuvieron la misma conclusión: la dieta baja en carbohidratos fue significativamente mejor en la pérdida de peso que la dieta baja en grasas. Aún más impresionante fue que todos los parámetros importantes (colesterol, azúcar en sangre, presión arterial, etc.) para las enfermedades del corazón también mejoraron mucho en la dieta baja en carbohidratos. Esto era un rompecabezas, un verdadero enigma. Así comenzó mi viaje.
Antecedentes
Crecí en Toronto, Ontario, Canadá. Fui a la Universidad de Toronto a los 17 años para comenzar estudios en Bioquímica. A los 23 terminé la escuela de medicina y comencé mi residencia de Medicina Interna.
Al terminar mi especialidad de Medicina Interna elegí Nefrología (enfermedad renal) como mi sub-especialidad. Cada campo de la medicina interna dibuja sus propias personalidades. Los nefrólogos tenían la reputación de ser una especialidad de "pensadores". Hay un montón de complejidades de líquidos y electrolitos, y disfruté de estos rompecabezas. Estudié Nefrología en la Universidad de California, Los Angeles, en su mayoría en el Cedars-Sinai Hospital y en el hospital de VA Wadsworth. Mirando hacia atrás me doy cuenta de que debe haber sido un poco desconcertante para los pacientes en el hospital ser tratados por un médico que parecía tener unos 18 años de edad.
Regresé a Toronto en 2001 para comenzar mi carrera en Nefrología donde todavía tengo una oficina y una práctica en el hospital. La diabetes tipo 2 es, de lejos, la principal causa de enfermedad renal y trato a muchos cientos de pacientes con esta enfermedad. Muchos también tienen obesidad. A principios de 2010 mi interés por la nutrición combinado con mi enfoque profesional en la obesidad y la diabetes tipo 2 me había llevado directamente al rompecabezas de la diabesidad.
Obesidad
Los estudios en la literatura científica médica demostraron que el enfoque bajo en carbohidratos era viable. Pero esto no tenía ningún sentido para mí, ya que todavía estaba empapado en la idea de las Calorías que Ingresan / Calorías que Salen (CICO) enfoque de la medicina convencional. Pero, sin embargo, muchos estudios confirmaron la superioridad de la dieta baja en carbohidratos. Algo andaba mal.
Una posibilidad era que los estudios estuvieran equivocados. Esto era poco probable dado que muchos estudios mostraron el mismo resultado. Además, lo confirmó la experiencia clínica de miles de pacientes, todos estaban informando pérdida de peso con la dieta de Atkins.
Por lo tanto, lógicamente, si los estudios eran correctos, entonces el enfoque CICO tenía que estar equivocado. Por mucho que tratara de negarlo, no había salvación de la hipótesis CICO. Estaba totalmente equivocada. Ahora podía ver las cosas desde un punto de vista totalmente diferente. Si la hipótesis CICO estaba equivocada, ¿qué era lo correcto? Esto me llevó a un libro que encendió la lamparita en mi cabeza. Ese fue el libro más vendido de Gary Taubes: 'Good Calories, Bad Calories'. Fue revolucionario. No hay otra manera de describirlo.
Los libros de Atkin nunca fueron de ciencia. Se escribieron para el consumo fácil y no hablaban mucho de ciencia de la obesidad y el aumento de peso. Odio la mayoría de los libros de dieta. La mayoría simplemente dicen 'Esta es mi dieta y funciona'. No hay ninguna explicación de por qué funciona. No hay consideración para los estudios científicos. Superficial. Puramente superficial, tomando sobre todo el enfoque de "Coma esto, y esto no". Entonces, porque necesitan llenar el libro, la mitad es generalmente un libro de cocina.
Good Calories, Bad Calories era algo completamente diferente. Primero, gracias a Dios, no había ningún libro de cocina adjunto a él. En cambio, página tras página encontraba un material extensamente investigado. Claramente se dedicó mucho tiempo a juntar todas estas investigaciones en una tesis fuertemente cohesiva. Por último, aquí fue el comienzo para desconcertar la causa subyacente de la obesidad. Aquí, por fin, hubo un intento serio de entender la etiología de la obesidad.
Etiología es un término médico que significa "causa subyacente". ¿Cuál es la causa subyacente de la obesidad? Pasamos casi nada de tiempo pensando en este problema. ¿Por qué? Porque creemos que ya sabemos la respuesta. Creemos que la respuesta es que las calorías excesivas causan la obesidad. Por lo tanto, si demasiadas calorías son el problema, entonces la respuesta es la reducción calórica. Pero hay un problema obvio. La reducción calórica se ha hecho hasta la muerte. ¡Y no funciona! No importa por qué no funcionó, la conclusión es que todos lo hemos hecho ¡y no funciona!
La causa subyacente de la obesidad resulta ser un desequilibrio hormonal, no calórico. La hormona en el centro del debate fue la insulina. Si la insulina excesiva causaba la obesidad, entonces claramente la respuesta estaba en la reducción de la insulina.
Diabetes tipo 2
Pero aquí había otra inconsistencia. Si la reducción de la insulina era eficaz para reducir la obesidad, ¿por qué los médicos como yo prescribían insulina como un tratamiento de cura para la diabetes tipo 1 y tipo 2? La insulina es, de hecho, una manera bastante eficaz de bajar los azúcares en la sangre, algo que todos pensamos que era beneficioso. De hecho, varios ensayos a gran escala de 2008 ya habían demostrado que la reducción de azúcar en la sangre en la DM2 era virtualmente inútil. ¿Pero por qué?
Considerar este problema me tomó bastante tiempo, pero finalmente me di cuenta de que la respuesta era muy simple. Estábamos tratando la cosa equivocada. La DT2 es una enfermedad de mucha resistencia a la insulina (IR) lo que la causa es la  hiperglucemia. Sin embargo, no estábamos tratando la enfermedad (IR alta) sino que el síntoma (glucemia alta). Por eso el tratamiento era inútil. La resistencia a la insulina subyacente no estaba siendo tratada. Por lo tanto la DM2 se estaba empeorando.
¿Pero qué causó la resistencia a la insulina en primer lugar? Esta era la verdadera pregunta. ¿Cuál es su etiología? Después de todo, no teníamos la oportunidad de tratar la enfermedad subyacente si no sabíamos qué la causaba. Todavía recuerdo haberme acostado en la cama un día cuando me di cuenta de cuál era la respuesta. La insulina causaba la resistencia a la insulina. Si eso fuera cierto entonces la insulina causa la obesidad y la insulina causa la diabetes tipo 2. La cura para ambos era clara: ¡reducir la insulina!
En cambio, les prescribíamos insulina a los pacientes. Instintivamente la mayoría de los pacientes sabían que lo que estábamos haciendo estaba mal. Ellos me decían: "Doctor, siempre me ha dicho que la pérdida de peso era crítica en el tratamiento de la diabetes mellitus, pero me ha prescrito insulina que me ha hecho ganar peso. ¿Cómo es que eso es bueno? "Nunca tuve una buena respuesta para esto. Ahora sabía por qué. No era bueno.
Los pacientes ya lo sabían. Recibirían insulina y aumentarían de peso. Como efectivamente lo hicieron, y su DT2 empeoró y necesitaban más insulina. Como efectivamente lo hicieron, y ganaron más peso. A medida que ganaban más peso necesitaban más insulina. Fue un ciclo vicioso. Y los pacientes estaban en el extremo equivocado.
Luego llegó la conclusión ineludible y horrible. Nosotros, como médicos, habíamos estado tratando a la diabetes tipo 2 exactamente del modo equivocado. Y por eso he iniciado este viaje. Debido a que con el tratamiento adecuado la DM2 es una enfermedad curable. La DT2 es una enfermedad de demasiada insulina, así como la obesidad resulta de demasiada insulina. El tratamiento es bajar la insulina, no incrementarla. No sólo no estábamos tratando la diabetes 2, sino que lo empeorábamos.
Hasta ahora he estado discutiendo la etiología de la obesidad, ahora comenzaremos a abordar el desastre de la epidemia de diabetes tipo 2 y cómo revertirla. Esto debería ponerme en aún más problemas ....

1 comentario:

  1. Cuando a un amigo tuyo diabético tipo 2 le acaban de recetar una dieta alta en carbohidratos y que se pinche insulina, porque ya no era capaz de controlar la glucemia con los otros fármacos, y luego lees esto, ¿qué haces?

    ResponderEliminar