miércoles, 5 de julio de 2017

Vitaminas y calcio


Vitaminas y calcio
Por jason Fung
Una de las preguntas más comunes es si yo recomiendo cualquier suplemento. Recomiendo muy pocos de ellos. Para los ayunos más largos recomiendo un multivitamínico general, aunque hay escasa evidencia de que sea beneficioso. De hecho, casi todos los suplementos vitamínicos han demostrado ser inútiles. En algunos casos, como la vitamina B, es peor que inútil. Todas las vitaminas pasan por períodos de popularidad e impopularidad. Es peor que la escuela secundaria. En un minuto eres el chico más popular de la clase, y luego eres motivo de burla.
En la década de 1960 la reina de las vitaminas fue la vitamina C. Linus Pauling fue la única persona que ha ganado dos premios Nobel sin compartir - una vez el de química y una vez el de la paz. Tenía la firme convicción inquebrantable de que muchos de los problemas de la nutrición moderna podrían ser curados con mega dosis de vitamina C. Sugirió que una dosis alta de vitamina C podría prevenir o curar el resfriado común, la gripe e incluso el cáncer. También sugirió que "el 75% de todo el cáncer puede ser prevenido y curado por la vitamina C sola". Eso, por supuesto, algo tremendamente optimista. Muchos estudios se realizaron durante las próximas décadas que demostraron claramente que la mayoría de estas afirmaciones acerca de la vitamina C eran simplemente falsas esperanzas. Resulta que la única enfermedad que cura la Vitamina C es el escorbuto. Puesto que no trato a muchos piratas del siglo XV, no es demasiado útil para mí.
Una vez que la suplementación con vitamina C fue probada en gran medida inútil para prevenir la enfermedad, la siguiente gran esperanza fue la vitamina E. Su principal reclamo a la gloria fue que actuaba como un "antioxidante". Supuestamente, la vitamina E neutralizaría a todos los desagradables radicales libres que causaban un daño incalculable a nuestro sistema vascular. Tomar vitamina E evitaría las enfermedades del corazón, nos dijeron. Excepto, por supuesto, que no hizo nada de eso. El estudio HOPE, mejor recordado en la actualidad como uno de los ensayos para establecer el uso de IECA en la protección cardiovascular. Sin embargo, este ensayo controlado aleatorio también probó si la vitamina E podría prevenir la enfermedad. Desafortunadamente, la respuesta fue que no. Los suplementos de vitamina E no previenen las enfermedades del corazón ni los accidentes cerebrovasculares. De hecho, más pacientes en el grupo de vitamina murieron, tuvieron más ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares aunque esto no fue estadísticamente significativo. La vitamina C era un fraude, al igual que la vitamina E. Pero la lista de la vergüenza no se detendría allí.
La siguiente gran esperanza fue la vitamina B. A principios de los años 2000, hubo una gran ráfaga de interés en un análisis de sangre llamado homocisteína. Los altos niveles de homocisteína se correlacionaron con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca. La vitamina B podría reducir los niveles de homocisteína, pero se desconocía si esto se traduciría en mejores resultados para la salud. Se lanzaron varios ensayos a gran escala con esta esperanza. Uno de ellos fue el ensayo NORVIT, publicado en 2006 en el prestigioso New England Journal of Medicine.
La noticia fue impresionante. El resultado fue increíblemente malo. En comparación con tomar placebo (píldoras de azúcar), la suplementación con folato, vitamina B6 y B12 producía a la gente más ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Sí. El grupo de vitaminas no estaba haciendo mejor, estaba haciendo peor. Pero las noticias peores estaban por venir. En 2009, los investigadores estudiaron los dos ensayos controlados aleatorios de suplementos de vitamina B y encontraron que además de aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular, el riesgo de desarrollar cáncer ¡se incrementó en un 21%! ¡ El riesgo de morir de cáncer aumentó en un 38%. Tomar vitaminas inútiles es una cosa, tomar vitaminas que son activamente dañinas es otra cosa.
El uso de suplementos de vitamina B para la enfermedad renal fue igual de deprimente. El estudio DIVINe asignó al azar a dos grupos de pacientes con enfermedad renal crónica a suplementos de placebo o vitamina B con la esperanza de frenar la progresión de la enfermedad renal. Los niveles de homocisteína son altos en los pacientes renales crónicos y las vitaminas fueron capaces de reducir estos niveles. ¿Pero produjo esto alguna diferencia real? Claro que sí. El uso de vitamina B empeoró las cosas. Mucho, mucho peor. Dobló la incidencia de malos resultados clínicos. Otro clavo en el ataúd de la historia de la homocisteína y de los suplementos de vitamina B. Otros 10 años de investigación y de dinero perdido.
La parte irónica de este conocimiento defectuoso es que todavía estamos pagando el precio. La harina de trigo enriquecida, por ejemplo, es el trigo al que se la han extraído todas sus partes buenas que fueron remplazadas por vitaminas. Así que casi todas las partes buenas fueron eliminadas y reemplazadas con enormes dosis de hierro y vitamina B. Así que lo que conseguimos fue un enorme excedente de vitamina B. No creo que esto fuera malicioso. La gente estaba preocupada sobre todo por las deficiencias de nutrientes y enfermedades como el Beri Beri, la anemia por deficiencia de hierro y no tanto por cualquier otra cosa. El problema, por supuesto, es que ahora tenemos datos que muestran que dar grandes dosis de vitamina B puede aumentar las tasas de cáncer y ataques cardíacos
Pero, ¿por qué los suplementos de vitamina B son malos?
Después de todo, los suplementos de folato han reducido significativamente la incidencia de defectos del tubo neural en el embarazo. Como todo lo demás en medicina, es una cuestión de contexto. La vitamina B es necesaria para el crecimiento de las células. Durante los períodos de crecimiento, como el embarazo y la infancia, esto es una buena cosa.
El problema es completamente diferente durante la edad adulta. El crecimiento excesivo NO es bueno. Las células que crecen más rápido son células cancerosas, por lo que les encanta, les encanta, les encanta la vitamina B extra. Algo que no es tan bueno para nosotros. Incluso para las células normales, el crecimiento excesivo no es bueno, ya que conduce a cicatrices y fibrosis. Esto explica cómo usted presentará más ataques del corazón, derrames cerebrales y enfermedad renal. La enfermedad cardiovascular es causada por la aterosclerosis, el endurecimiento de las arterias y la fibrosis excesiva probablemente lo empeora.


Los suplementos de calcio, por supuesto, han sido recomendados por los médicos durante décadas como una estrategia preventiva contra la osteoporosis. Le expliqué todo en esta conferencia de hace unos años "The Calcium Story". Casi todos los médicos han recomendado suplementos de calcio para prevenir la osteoporosis.
¿Por qué? La razón es que los huesos tienen mucho calcio, por lo que el consumo de calcio debe fortalecer los huesos. Este es, por supuesto, el razonamiento que un estudiante de tercer grado podría usar. Comer cerebros nos hace más inteligentes. Comer riñones mejora la función renal. Este razonamiento pueril duró unos 50 años.
Hacemos como que vivimos en un mundo de medicina basada en la evidencia. Al igual que hablamos de las calorías, parece que la evidencia no es necesaria para el status quo, sino solo para los "puntos de vista alternativos". Finalmente, hicieron un ensayo controlado aleatorio adecuado sobre la suplementación con calcio y lo publicaron en 2006. La Women's Health Initiative seleccionó aleatoriamente a más de 36.000 mujeres a recibir calcio y vitamina D o placebo. Luego los siguieron durante más de 7 años y los monitorearon para detectar fracturas de cadera. ¿Tomar calcio todos los días durante 7 años les da a las mujeres huesos súper fuertes que nunca se rompen?
Apenas. No hubo diferencias en fracturas totales, fracturas de cadera, vertebrales o de muñeca. En otras palabras, los suplementos de calcio fueron completamente inútiles. En realidad, eso no es cierto. Hubo una diferencia significativa. Aquellas personas que tomaban calcio tenían significativamente más cálculos renales. Por lo tanto, en realidad fueron perjudicados por tomar estas píldoras. Bonito. ¿Estarán estas mujeres contentas que fielmente tomaron sus pastillas todos los días durante los últimos 7 años?
¿Cuál es la razón por qué estos suplementos no son beneficiosos y sobre todo son dañinos? Es muy simple. Usted debe entender la causa raíz (la etiología) de la enfermedad con el fin de prescribir un tratamiento racional. Las enfermedades que enfrentamos hoy en día - obesidad, diabetes tipo 2, osteoporosis, cáncer, enfermedades del corazón, etc. NO SON ENFERMEDADES POR DEFICIENCIA DE VITAMINAS. Si no se trata de una enfermedad causada por la falta de vitaminas, ¿por qué esperaríamos que la suplementación hiciera una diferencia? Seamos claros. Si usted tiene una enfermedad por deficiencia de vitamina es decir, carencial, (por ejemplo deficiencia de vitamina B12), entonces sí, usted debe tomar vitaminas. Si usted es obeso o tiene enfermedad cardíaca (es decir, NO enfermedades de la deficiencia de la vitamina) entonces usted no es probable que vaya a beneficiarse.
Permítame hacer una analogía. Supongamos que nuestro coche no funciona porque el motor ha explotado. Alguien entonces dice: "Oh, hubo un tiempo en que nuestro coche no funcionó porque estaba sin gasolina. Por lo tanto usted debe poner más gasolina en el coche". Pero no funciona. Debes tratar la causa raíz. El problema era que el motor explotó. Realmente no me importa cuánta gasolina hay en el auto en esta situación.
Por lo tanto, si estamos tratando la enfermedad por deficiencia de vitaminas (escorbuto, Beri Beri, osteomalacia), entonces la sustitución de vitaminas es muy lógica y eficaz. Si estamos tratando la obesidad, entonces reemplazar las vitaminas es completamente inútil. No me preocupo por la densidad de nutrientes de los alimentos, porque no estoy tratando una enfermedad de deficiencia de nutrientes. Sin embargo, a la gente le encanta tratar de vender el último suplemento para la pérdida de peso en el envase más grande (café verde, cetonas de frambuesa, PGX, fibra, Sensa etc).

Si usted está haciendo la pregunta "¿Qué puedo comer / tomar / suplementar para ayudarme a perder peso?", Entonces usted va completamente en la dirección equivocada. La pregunta que debe hacer es "¿Qué puedo no comer / tomar / suplementar para ayudarme a perder peso?" El dinero que se debe gastar para responder a esta última pregunta es mucho menor que el empleado para tratar de responder a la primera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario